Accent and accent marks — A different we hardly ever stop to think about 

Accent and accent marks — A different we hardly ever stop to think about 

Accent and accent marks — A different we hardly ever stop to think about 

In many languages, especially in Spanish, use these two terms indifferently, as if they shared the same meaning, or sometimes even swapping their meanings entirely. Let’s take a closer look at what they mean, which differences they hold and when exactly we are supposed to refer to one or the other.

 “Does this word have an accent?”

 Yes, all words have an accent. Accent or stress is the emphasis in pronunciation we make to a particular syllable of a word, or sometimes to an entire word in the sentence. It is one thing to pronounce ‘object’ by stressing the first syllable (OB-ject) in which case we would be talking about a noun (a material thing); however, if we stress the second syllable (ob-JECT), we would be saying a verb (to oppose or disagree with something). At the same time, stressing a different word in the same sentence also conveys an alternative meaning. For example: it is one thing to say: “They didn’t do anything” and another to say: “They didn’t do anything”.

 What is the question that we should be asking when referring to glyphs or marks sometimes added to certain letters to either change their pronunciation or highlight it? In that case, we are referring to accent marks, also called diacritics.

 While there are many of these marks, some belonging exclusively to one language, others shared between others, there are two in particular —perhaps the best-known ones— that can also be referred to as accents: the acute ( ´ ) and grave ( ` ). These are visible in multiple languages, such as Spanish and French, among plenty others. Why are these the exception? Because, most of the times and especially in Spanish, their job is to pinpoint the stressed syllable in a word, ergo accent and accent mark in that case are one and the same.

 Other functions of the accent marks, amongst others of course, include changing the way in which a letter is pronounced, for example the cedilla (a small curl underneath the letter C to change it’s K sound to an S one). Also, accent marks help tell the difference between two words within the same language that sound and are pronounced the same yet they don’t share the same meaning, in other words, homonyms.

 Here are some words in Spanish that demonstrate that last function of diacritics:

 Té (tea – beverage) vs. te (pronoun, second person singular)

 Él (personal pronoun, third male person singular) vs. el (masculine article)

 Sólo (only) vs. solo (alone)

It is curious that English, one of the most widely spoken language in the world, doesn’t have these marks —except in words borrowed from other languages, such as French—when so many others around the world share them in common. Although, on second thought, it is perhaps the practicality of not having to learn the uses and functions of these marks that make English so much easier to adopt as a second language. 

No hay texto alternativo para esta imagen

Acentuación y acento (tilde): una diferencia en la que casi nunca nos detenemos a pensar

En muchos idiomas, especialmente en el español, se usan estos dos términos con indiferencia, como si compartieran el mismo significado o, a veces, incluso intercambiando sus significados por completo. Observemos más de cerca a lo que significan, qué diferencias tienen y cuándo exactamente se supone que debemos referirnos a uno u otro.

«¿Esta palabra tiene acento?»

Sí, todas las palabras tienen acento. La acentuación o el acento es el énfasis en la pronunciación que le damos a una sílaba particular de una palabra o, a veces, a una palabra completa en la oración. Una cosa es pronunciar «objeto» haciendo hincapié en la segunda sílaba (ob-JE-to), en cuyo caso estaríamos hablando de un sustantivo (una cosa material); sin embargo, si acentuamos la tercera sílaba (ob-je-TO), estaríamos conjugando el verbo “objetar” (oponerse o estar en desacuerdo con algo). Al mismo tiempo, enfatizar una palabra diferente en la misma oración también transmite un significado alternativo. Por ejemplo: podemos decir: «Ellos no hicieron nada» o decir: «Ellos no hicieron nada».

¿Cuál es la pregunta que deberíamos hacer cuando nos referimos a glifos o tildes que a veces se agregan a ciertas letras para cambiar su pronunciación o resaltarlas? En ese caso, nos referimos a acentos ortográficos, también llamados diacríticos (cuando se colocan en un monosílabo).

Si bien existen diferentes tipos de tildes, algunos pertenecientes exclusivamente a un idioma, por ejemplo, hay dos en particular —quizá los más conocidos— que también pueden denominarse acentos: el agudo (´) y el grave ( `). Estos son visibles en varios idiomas, como español y francés, entre muchos otros. ¿Por qué son estos la excepción? Porque, la mayoría de las veces y especialmente en español, su trabajo es identificar la sílaba acentuada, en una palabra, la acentuación, por lo tanto, y el acento en ese caso son lo mismo.

Otras funciones de las tildes, por supuesto, incluyen cambiar la forma en que se pronuncia una letra, por ejemplo, la cedilla (un pequeño rizo debajo de la letra C para cambiar el sonido de la K a la S). Además, las tildes ayudan a distinguir entre dos palabras del mismo idioma que suenan y se pronuncian igual pero no comparten el mismo significado, por ejemplo, los homónimos.

Aquí hay algunas palabras en español que demuestran esa última función de los acentos ortográficos y diacríticos:

Té (té – bebida) vs. te (pronombre, segunda persona del singular)

Él (pronombre personal, tercera persona masculina del singular) vs. el (artículo masculino)

Sólo (solamente) vs solo (sin compañía)

Es curioso que el inglés, uno de los idiomas más hablados del mundo, no tenga tildes, excepto en palabras tomadas de otros idiomas, como el francés, cuando tantos otros en todo el mundo las tienen. Aunque, pensándolo bien, quizás sea la practicidad de no tener que aprender los usos y funciones de las tildes lo que hace que el inglés sea mucho más fácil de adoptar como segundo idioma.

Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlogTikTokLasso, y aprendé inglés online.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Gracias a Camila Binetti por la nota, Cecilia Musis por la traducción al español, Araceli Sabransky por el diseño gráfico y gestión de redes y Christian Trappani por la organización.

Glosa Idiomas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?