Cambio climático: una realidad preocupante

En un contexto de crecientes amenazas medioambientales y sociales, es importante tener presente la mayor de ellas: el cambio climático. A diferencia de lo que muchas personas creen, el cambio climático es una realidad palpable, sobre la que hay evidencia científica comprobada, y que tiene y tendrá consecuencias dramáticas si no lo revertimos a tiempo. Entonces, ¿en qué consiste exactamente este fenómeno?

Data

De acuerdo a los expertos, un cambio climático es un fenómeno en el cual los valores de la atmósfera (temperatura, humedad, viento) se ven alterados durante una cantidad considerable de tiempo -al menos 30 años- hasta que alcanzan un nuevo equilibrio. Por ejemplo, puede llegarse a un clima más frío, o por el contrario, a uno más cálido. Si bien desde la formación de la Tierra hubo numerosos cambios climáticos en uno y otro sentido, la particularidad del actual es que es “antropogénico”, es decir, generado por el ser humano. A este proceso se lo conoce como “calentamiento global” ya que las temperaturas promedio del planeta comienzan a elevarse sin parar, generando consecuencias graves tanto en la naturaleza como en la sociedad.

Hielos polares. Las glaciaciones también se producen como efecto de los cambios climáticos

Las temperaturas de la Tierra y de los océanos comenzaron a registrarse en 1880, coincidentemente con el auge de la Segunda Revolución Industrial. Desde ese momento hasta la actualidad, la temperatura promedio no cesó de elevarse: enero de 2020 fue el mes más cálido de los últimos 141 años, tanto en la superficie terrestre como en los océanos, mientras que el año 2016 fue el más cálido, tomado como año entero. Por otra parte, 17 de los 18 años más calurosos de este registro tuvieron lugar desde el 2000 hasta la actualidad.

Imagen que retrata la Segunda Revolución Industrial y la emisión de gases contaminantes

Causas

El calentamiento global se origina por la presencia en la atmósfera de los llamados “gases invernadero”, particularmente el dióxido de carbono. Este gas permanece en las capas más bajas de la atmósfera, impidiendo que el calor solar se “escape” de la Tierra, por lo que se genera un aumento de la temperatura.

Estos gases permanecen en la atmósfera por dos motivos principales: la emisión incontrolada, y la deforestación. Si bien en los últimos años la emisión de gases de invernadero bajó levemente, aún se está lejos de los parámetros necesarios para asegurar un equilibrio saludable. Las principales fuentes de emisión son el uso de energías no renovables derivadas de combustibles fósiles, así como el uso de tecnologías contaminantes en la industria y el transporte.

La deforestación reduce la capacidad del planeta de absorber los gases contaminantes

Por su parte, la deforestación ataca a los sistemas vegetales que son quienes más absorben el dióxido de carbono. En efecto, en la Amazonia, el 1% de las especies de árboles puede absorber el 50% del dióxido de carbono; sin embargo, en los últimos 20 años se ha deforestado una superficie igual a la de Alemania.

Consecuencias

Las consecuencias del calentamiento global son dramáticas y pueden tornarse irreversibles si no se actúa pronto. Los gases invernadero alcanzaron su mayor concentración en el año 2018, mismo año en que los hielos del Ártico experimentaron su mayor reducción. El nivel del mar no deja de aumentar producto del derretimiento de los Polos, lo que ocasiona que millones de personas que viven en las costas deban desplazarse, incrementando los conflictos sociales por el espacio y los recursos. Los desplazamientos por este motivo son seis veces superiores a los de diez años atrás, y afectan hasta al 5% de la población de algunos países.

Cuba es el país más afectado por los desplazamientos internos de personas por causas vinculadas al aumento del nivel del mar

Por otra parte, el aumento de la temperatura genera lluvias torrenciales en zonas no preparadas para ello, lo que ocasiona grandes inundaciones que, además de costar vidas y recursos, barren aún más los suelos volviéndolos infértiles. En otras áreas, en cambio, se producen sequías y desertificaciones, lo cual reduce la producción de alimentos e incrementa las hambrunas. Al menos 800 millones de personas son vulnerables frente a esta situación, y el número no deja de aumentar.

Un problema global

Tanto las causas como las consecuencias del calentamiento global son mundiales, y nos afectan a todos. Es importante la responsabilidad de gobiernos, empresas y ciudadanos para generar nuevos hábitos más saludables, que disminuyan las actividades contaminantes y aumenten prácticas ecológicamente sustentables. Para ello, el aprendizaje de idiomas es una herramienta clave, ya que permite poner en contacto a personas interesadas en conservar y salvar nuestro planeta sin importar dónde estén.


Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlog, TikTok, Lasso, y aprendé inglés online. – Si querés leer esta nota en inglés, hacelo en nuestro LinkedIn.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?