History of Yiddish

YIDISH

The term ‘Yiddish’ literally means “Jewish”. However, linguistically speaking, Yiddish is the language spoken by Ashkenazi Jews, which uses the Hebrew alphabet. It originated during the 9th century in Central Europe, providing the nascent Ashkenazi community with a High German-based vernacular fused with elements taken from Hebrew and Aramaic, as well as – later on – Slavic languages, and traces of Romance languages.

Even though it originated in Central Europe, the use of Yiddish, unlike with most languages, was not limited to a particular area or members of a particular nationality. Instead, and especially at the peak of its usage, was spoken by millions of Jews of different nationalities all over the globe. This widely spoken language and the culture it generated were brought to an end across all of Europe during the Holocaust in the mid 20th century. Afterwards, it was resurrected and nowadays certain groups of Orthodox Jews continue to use Yiddish as their primary language. It is currently widely studied in the non-Jewish and academic worlds.

The history of this language can be divided into five stages: 

1) Early History

By the end of the 9th century, Jewish communities from France and Italy began to settle in Germany for the first time. They combined the languages they brought with them (such as Laaz, a Jewish-French dialect), together with their new neighbors’ Germanic, producing the earliest form of Yiddish.

2) Old Yiddish

In the 13th century, as these communities continued to migrate towards the East, most likely escaping prosecution from the Crusades and from the Black Plague, Yiddish spread across Central and Eastern Europe for the first time and began to include more elements from Slavic languages. Because of that exposure to Slavic languages, a division began to develop between the eastern Yiddish of the Jews living in Slavic lands, and the western Yiddish of the Jews who had remained in France and Germany.

3) Middle Yiddish

By the sixteenth century, Yiddish became a written language in addition to a spoken one. In order to ensure the widest reach possible across Europe, and seeing as the differences between Eastern and Western dialects were ever growing, books were published in a version of Yiddish accesible to all, without the specific characteristics of certain Yiddish dialects. 

4) Modern Yiddish

Around the beginning of the 18th century, Yiddish from the West began a slow and inevitable decline, and so the eastern dialect became the most prominent and widely spoken one. 

The communist government of the Soviet Union actually supported Yiddish schools, theater, research and literature from 1922 until the mid-30’s, which was one of the reasons why so many people around the world thought the Soviet project to be the true hope for the future of the language. However, soon enough, the government began to censor Yiddish works, and even closed down most Yiddish institutions. Later on, many Yiddish writers and leaders were arrested and executed by the orders of Joseph Stalin.

5) Post-Holocaust Yiddish

The Holocaust destroyed most of the Yiddish-speaking population (13 million people before World War II). Most of the people who migrated towards the United States after the war preferred to succumb to the pressure of Americanization so as to climb up the socioeconomic ladder, although ultra-Orthodox populations settled in New York and kept Yiddish as their first language. 

Thankfully, because of all the positive developments the last fifty years have brought about for this language, Yiddish is today receiving attention from the non-Jewish scholarly community as a real language, and not just as the «corrupted tongue» that it was thought to be throughout history. Hopefully this tardy recognition will bring some reparations for all the damage the Yiddish culture has endured its whole existence. 

No hay texto alternativo para esta imagen

Historia del yiddish

El término «yiddish» significa literalmente «judío». Sin embargo, lingüísticamente, el yiddish es el idioma hablado por los judíos asquenazíes, que usa el alfabeto hebreo. Se originó durante el siglo IX en Europa Central, proporcionó a la naciente comunidad asquenazí una lengua vernácula basada en el idioma alemán y que se  fusionó con elementos tomados del hebreo y el arameo, así como lo hicieron más tarde, lenguas eslavas y rastros de lenguas romances.

Aunque se originó en Europa Central, el uso del yiddish, a diferencia de la mayoría de los idiomas, no se limitó a un área en particular o miembros de una nacionalidad. En cambio, y especialmente en el apogeo de su uso, el idioma era hablado por millones de judíos de diferentes nacionalidades en todo el mundo. Este idioma y la cultura que generó terminaron en toda Europa durante el Holocausto a mediados del siglo XX. Posteriormente, resucitó y hoy en día ciertos grupos de judíos ortodoxos continúan usando el yiddish como su idioma principal. Actualmente se estudia en el mundo académico y no judío.

La historia de este idioma se puede dividir en cinco etapas:

1) Historia temprana

A fines del siglo IX, las comunidades judías de Francia e Italia comenzaron a establecerse en Alemania por primera vez. Combinaron los idiomas que trajeron consigo (como el laaz, un dialecto franco-judío), junto con el germánico de sus nuevos vecinos, produciendo la forma más antigua del yiddish.

2) Viejo yiddish

En el siglo XIII, a medida que estas comunidades continuaron migrando hacia el este, probablemente escapando del enjuiciamiento de las Cruzadas y de la Peste Negra, el yiddish se extendió por Europa Central y Oriental por primera vez y comenzó a incluir más elementos de las lenguas eslavas. Debido a esa exposición a dichas lenguas, comenzó a desarrollarse una división entre el yiddish oriental de los judíos que vivían en tierras eslavas y el yiddish occidental de los judíos que habían permanecido en Francia y Alemania.

3) Yiddish medio

En el siglo XVI, el yiddish se convirtió en un idioma escrito además del hablado. Con el fin de garantizar el mayor alcance posible en Europa, y dado que las diferencias entre los dialectos orientales y occidentales eran cada vez mayores, los libros se publicaron en una versión del yiddish accesible para todos, sin las características específicas de ciertos dialectos yiddish.

4) yiddish moderno

Hacia principios del siglo XVIII, el yiddish de Occidente comenzó un lento e inevitable declive, por lo que el dialecto oriental se convirtió en el más destacado y hablado.

El gobierno comunista de la Unión Soviética apoyó las escuelas, el teatro, la investigación y la literatura yiddish desde 1922 hasta mediados de los años 30, que fue una de las razones por las que tanta gente en todo el mundo pensó que el proyecto soviético era la verdadera esperanza para el futuro. del idioma. Sin embargo, muy pronto, el gobierno comenzó a censurar las obras en idish e incluso cerró la mayoría de las instituciones en idish. Más tarde, muchos escritores y líderes yiddish fueron arrestados y ejecutados por órdenes de Joseph Stalin.

5) Yiddish posterior al Holocausto

El Holocausto destruyó a la mayor parte de la población de habla yiddish (13 millones de personas antes de la Segunda Guerra Mundial). La mayoría de las personas que emigraron hacia Estados Unidos después de la guerra prefirieron sucumbir a la presión de la americanización para ascender en la escala socioeconómica, aunque las poblaciones ultraortodoxas se asentaron en Nueva York y mantuvieron el yiddish como primera lengua.

Afortunadamente, debido a todos los desarrollos positivos que los últimos cincuenta años han provocado para este idioma, el yiddish está recibiendo hoy la atención de la comunidad académica no judía como un idioma real, y no solo como la «lengua corrupta» que se pensaba que era. estar a lo largo de la historia. Con suerte, este reconocimiento tardío traerá algunas reparaciones por todo el daño que la cultura yiddish ha sufrido durante toda su existencia.


Si te gustó esta nota dejanos un comentario o compartila en las redes y etiquetanos así nos enteramos 

Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlogTikTokLasso, y aprendé inglés online.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Gracias a Camila Binetti por la nota, Araceli Sabransky por la gestión de redes, diseño gráfico y Christian Trappani por la organización.

Glosa Idiomas 


#glosaidiomas #english #learning #education #clasesonline #clasesdeingles #inglés #Welsh #Gales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?