Cocoliche — The Italian Branch of Rioplatense Spanish

COCOLICHE

Cocoliche — The Italian Branch of Rioplatense Spanish

 Nowadays, the influence of European immigration is palpable all around Argentinian culture, in its last names, in its cooking but, primarily, in its language. It is known that the Spanish spoken in Argentina (and Uruguay as well) differs to that spoken in Spain and in most of Latin America, in terms of accent, grammar and vocabulary. This branch of Spanish is referred to as ‘rioplatense’, named after the River Plate (Río de la Plata), which is the river leading to the port of Buenos Aires, the main port where most of the Spanish Conquest and immigrants throughout the history of the country arrived.

 A huge wave of Italian immigration arrived in Argentina between the last half of the nineteenth century and the first half of the twentieth century. During this period there, of course, waves of immigration originating from other European countries, but let us focus first and foremost on what the Italians brought into Argentinian culture and, more specifically, into Argentinian language.

 ‘Cocoliche’ is a mixture of Italian-Spanish, a pidgin (hybrid between two separate languages) that was spoken by Italian immigrants in Argentina and Uruguay from 1870 to 1970 approximately. Eventually, in the second half of the twentieth century, it evolved into what is now called ‘lunfardo’, that is to say, Argentinian lingo born from Italian terms.

 The term ‘cocoliche’ itself is an example of this. It originates from the phrase in Spanish “¿qué cosa es lo que he dicho? (What have I said?)” and modified in accent and grammar, such as the pronunciation of the letter ‘c’, to make it sound as if spoken by an Italian immigrant: “»¿q(ué) co(sa) (è) lo (que) dic(h)e?”, which rapidly pronounced sounds like ‘cocoliche’.

 You would imagine this influence of the language limited itself to the descendants of these Italian immigrants, who passed these terms along to their children, and them to their children, and so on. However, such was the influence of this lingo (as was, for example, the influence of Castilian Spanish around the same time), that practically everyone around the country, though primarily in Buenos Aires, still uses plenty of these terms nowadays. Most of these are used in informal situations; however, it would not be uncommon to also hear a few in a work environment. Let’s see some examples:

 atenti — meaning pay attention, be careful.

 birra — an informal, very popular way to call beer.

 capo — meaning the boss, the head of a company or an organization; nowadays used playfully to call someone ‘the master’ at something, ‘the best of them all’.

 chanta (from ciantapuffi) — meaning a person who cannot be trusted, a charlatan.

 chau (from ciao) — even though in Italian it is used to say hello or goodbye indistinctively, in Argentina it’s exclusively used to say ‘goodbye’.

 chicato (from cecato) — short-sighted, in need of glasses.

 facha (from faccia, meaning ‘face’) — used to describe someone’s outfit or good looking people.

 fiaca (from fiacca) — a synonym for ‘laziness’.

 laburar (from lavoro, ‘work’) — synonym of ‘work’, very widely used.

 pibe (from pivello) — young boy, young man.

 These are only some of countless examples, and if you are from Argentina or are familiar with their lingo, you will recognize plenty of these. Cocoliche is a true testament of the influence of immigration in Argentina.

Cocoliche – La rama italiana del español Rioplatense

Hoy en día, la influencia de la inmigración europea es palpable en toda la cultura argentina; en sus apellidos, en su cocina pero, principalmente, en su idioma. Se sabe que el español que se habla en Argentina (y también en Uruguay) difiere del que se habla en España y en la mayor parte de América Latina, en términos de acento, gramática y vocabulario. Esta rama del español se conoce como ‘rioplatense’, el nombre del Río de la Plata (Río de la Plata), que es el río que conduce al puerto de Buenos Aires, el principal puerto donde la mayoría de la conquista española y los inmigrantes a lo largo de la historia del país llegó.

Una gran inmigración italiana llegó a la Argentina entre la última mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Durante este período hubo, por supuesto, oleadas de inmigración provenientes de otros países europeos, pero centrémonos ante todo en lo que los italianos aportaron a la cultura argentina y, más concretamente, a nuestro idioma.

«Cocoliche» es una mezcla de italiano-español, un pidgin (híbrido entre dos idiomas separados) que fue hablado por inmigrantes italianos en Argentina y Uruguay desde 1870 hasta 1970 aproximadamente. De hecho, en la segunda mitad del siglo XX, evolucionó hacia lo que ahora se llama «lunfardo», es decir, jerga argentina nacida de términos italianos.

El término «cocoliche» en sí mismo es un ejemplo de esto. Tiene su origen en la frase en español “¿qué cosa es lo que he dicho? (¿Qué he dicho?)” Y modificado en acento y gramática, como la pronunciación de la letra ‘c’, para que suene como si la dijera un inmigrante italiano:“ «¿q (ué) co (sa) ( è) lo (que) dic (h) e? ”, que rápidamente se pronuncia como ‘cocoliche’.

Imagínese que esta influencia de la lengua se limita a los descendientes de estos inmigrantes italianos, que transmiten estos términos a sus hijos, sus hijos a su descendencia, etc. Sin embargo, tal fue la influencia de esta jerga (como lo fue, por ejemplo, la influencia del castellano en la misma época), que prácticamente todos en el país, aunque en Buenos Aires es notorio, todavía usan muchos de estos términos en la actualidad. La mayoría de estos se utilizan en situaciones informales; sin embargo, no sería raro escuchar algunos también en un ambiente de trabajo. Veamos algunos ejemplos:

atenti – es decir, preste atención, tenga cuidado.

birra: una forma informal y muy popular de llamar cerveza.

capo – es decir, el jefe, el director de una empresa u organización; hoy en día solía llamar en broma a alguien «el maestro» de algo, «el mejor de todos».

chanta (de ciantapuffi) – es decir, una persona en la que no se puede confiar, un charlatán.

chau (de ciao) – aunque en italiano se usa para decir hola o adiós indistintamente, en Argentina se usa exclusivamente para decir «adiós».

chicato (de cecato) – miope, que necesita anteojos.

facha (de faccia, que significa «cara»): se usa para describir el atuendo de alguien o gente guapa.

fiaca (de fiacca) – sinónimo de «pereza».

laburar (de lavoro, ‘trabajo’) – sinónimo de ‘trabajo’, muy utilizado.

pibe (de pivello) – joven, joven.

Estos son sólo algunos de los innumerables ejemplos, y si es de Argentina o está familiarizado con la jerga, reconocerá muchos de ellos. El Cocoliche es un verdadero testimonio de la influencia de la inmigración en Argentina.


Si te gustó esta nota dejanos un comentario o compartila en las redes y etiquetanos así nos enteramos 

Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlogTikTokLasso, y aprendé inglés online.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Gracias a Camila Binetti por la nota, Araceli Sabransky por el diseño gráfico y gestión de redes, y Christian Trappani por la organización.

Glosa Idiomas 


#glosaidiomas #latin #english #learning #education #clasesonline #clasesdeingles #inglés #cocoliche #Italian #Spanish

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?