The History of Welsh

Located in the United Kingdom, Wales is nowadays proudly bilingual, speaking both English and Cymraeg, otherwise known as Welsh. Derived from Celtic, it is one of the oldest living languages in Europe, dating back to at least 4,000 years ago. However, if History has taught us anything is that these dualities are, tragically, hardly the result of a peaceful consensus but rather an enforcement of one dominating nation over the other, imposing their own culture and language until the original one has all but disappeared. Sadly, Wales was not spared of that harsh reality. 

In 1536, England’s rule over Wales became official by means of the Act of Union, enforced by Henry VIII, after which Welsh was all but banned through laws that extended all the way to education in an attempt to force the English Language as the only official language across the United Kingdom. At times they would even draft texts listing the “evils” and “drawbacks” that the Welsh language brought about, and therefore how necessary it was to rid themselves of it. 

Afterwards, some centuries into the future, came the Industrial Revolution, and once again the use of Cymraeg was endangered, this time almost to the point of extinction given the mass immigration of English speakers into Wales as well that the contempt and discrimination that still existed towards the language. 

It was not until the 20th century, more specifically its second half, that activism arose among the Welsh people in defense of the language of their ancestors. Cymdeithas Yr Iaith Cymraig (or the Welsh language society) was created and soon enough, by low-level acts of civil disobedience such as sit-ins, English road signs were daubed in Welsh.

As an act of sympathy, most likely to battle the ever-growing sense of anti-royalism arising in Wales, Prince Charles’ Investiture as Prince of Wales in 1969 involved his spending two months in that country in order to learn its language, enough so he could deliver his Investiture speech entirely in Cymraeg. 

At last in 1992 the Welsh Language Bill gave Welsh equal status with English in all public bodies. Needless to say the triumph of Welsh was not strictly related to the right of maintaining a language a conqueror had attempted to snatch away, but it was closely linked to Wales’ cultural heritage, its customs, beliefs and history, making the victory all the more significant.

Unfortunately, this hasn’t suffocated the discrimination towards this ancient language. Particularly in England, there have been countless reports of journalists and public figures openly mocking Welsh, degrading the people who speak it in the process. Nevertheless, the Welsh refuse to keep on being discouraged from showing pride in their native tongue. 

Nowadays, in some parts of Wales it is people’s first language, Welsh school children study Welsh up to the age of 16, Welsh language schools are common and there are Welsh TV channels, festivals, films and more. 

Hopefully, given all the information that abounds and how easy it is to access it in the modern world, rather than eradicating languages we will succeed in eradicating ignorance instead. 



La historia de Gales

Ubicada en el Reino Unido, Gales es actualmente y con orgullo bilingüe, habla tanto inglés como el idioma cymraeg, también conocido como galés. Derivado del celta, es uno de los idiomas vivos más antiguos de Europa, ya que su origen se remonta aproximadamente a 4.000 años atrás. Sin embargo, si algo nos ha enseñado la historia es que estas dualidades no son el resultado de un consenso pacífico, sino más bien la imposición de una nación dominante sobre la otra que ha hecho prevalecer su propia cultura y lengua hasta que la original desaparezca casi por completo. Lamentablemente, Gales no se libró de esa dura realidad.

En 1536, el gobierno de Inglaterra se hizo oficial en Gales por medio de la Ley de Unión, aplicada por Enrique VIII, después de lo cual el galés fue prácticamente prohibido a través de leyes que se extendieron hasta la educación formal, en un intento de forzar el hecho de que el idioma inglés sea el único oficial en todo el Reino Unido. En ocasiones, incluso redactaban textos en los que se enumeraban los “males” y los “inconvenientes” que provocaba el idioma galés y, por tanto, lo necesario que era exterminarlo.

Siglos más tarde, se produjo la Revolución Industrial, y una vez más el uso de Cymraeg estuvo en peligro. Es más, esta vez la lengua estuvo casi al punto de la extinción dada la inmigración masiva de angloparlantes a Gales, el desprecio y la discriminación que aún existían hacia el idioma galés.

No fue hasta el siglo XX, más concretamente la segunda mitad, que surgió entre los galeses el activismo en defensa de la lengua de sus antepasados. Cymdeithas Yr Iaith Cymraig (es decir, la sociedad de la lengua galesa) se creó y al poco tiempo, por actos de desobediencia civil tales como sentadas, las señales de tráfico en inglés se pintaron en galés.

Como un acto de apoyo y muy probablemente para combatir ese sentimiento cada vez mayor contra la realeza que surge en Gales, la investidura del Príncipe Carlos como Príncipe de Gales en 1969 implicó que pasara dos meses en ese país para aprender su idioma; lo suficiente como para poder pronunciar su discurso de investidura íntegramente en Cymraeg.

Finalmente, en 1992, el proyecto de ley sobre la lengua galesa otorgó al galés el mismo estatus que al inglés en todos los organismos públicos. No hace falta decir que el triunfo de la lengua galesa no estuvo estrictamente relacionado con el derecho a mantener un idioma que un conquistador había intentado erradicar, sino que estuvo estrechamente relacionado con la herencia cultural de Gales, sus costumbres, creencias e historia, lo que hizo que la victoria fuera aún más importante y significativa.

Desafortunadamente, esto no ha sofocado la discriminación hacia este antiguo idioma. Sobre todo en Inglaterra, ha habido innumerables informes de periodistas y figuras públicas que se burlan abiertamente del galés, degradando en ese proceso alas personas que lo hablan. Sin embargo, los galeses se niegan a seguir desanimándose y hablan con orgullo su lengua materna.

Hoy en día, en algunas partes de Gales, es el primer idioma de la gente; incluso los niños de las escuelas galesas estudian galés hasta los 16 años. Asimismo, las escuelas de galés son comunes y hay canales de televisión, festivales, películas, etc. habladas en galés.

Felizmente, dada toda la información que abunda y lo fácil que es acceder a ella en el mundo moderno, en lugar de erradicar los idiomas, logremos erradicar la ignorancia.

Si te gustó esta nota dejanos un comentario o compartila en las redes y etiquetanos así nos enteramos 

Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlogTikTokLasso, y aprendé inglés online.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Gracias a Camila Binetti por la nota, Araceli Sabransky por las publicaciones para Instagram y Linkedin, y Christian Trappani por la organización.

Glosa Idiomas 


#glosaidiomas #english #learning #education #clasesonline #clasesdeingles #inglés #Welsh #Gales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?