#FreeBritney: un juicio por la libertad

Un hashtag recorre el mundo: #FreeBritney viene siendo tendencia desde comienzos de este año en todas las redes sociales, involucrando cada vez a más personas, sin importar si gustan o no de la obra de la cantante. Y es que desde el año 2008, la célebre Britney Spears se encuentra bajo la cuestionable tutela de su padre, quien la inhibe de disponer de los bienes y riquezas que generó en toda su carrera, y hasta de manejar, votar y publicar libremente en sus redes sociales. En esta nota te contamos un poco más acerca de este caso que ahora mismo llegó a los tribunales.

Una tutela polémica

Britney Spears ha pasado los últimos 27 años de su vida trabajando y produciendo una considerable fortuna. Desde que era una niña de 11 años se encuentra arriba de escenarios, en set de filmaciones y estudios de grabaciones, convirtiéndose en un ícono de la cultura pop desde la década de 1990 hasta la actualidad.

Como suele suceder, el éxito repentino, sobre todo cuando se produce a tan corta edad, generó una increíble presión sobre la artista. La vorágine del mundo del entretenimiento, las persecuciones de los “paparazzis” -figuras tristemente célebres desde la muerte de Lady Di y a quienes también Lady Gaga dedicó un tema- y la presión familiar para continuar trabajando y produciendo ganancias generaron en Britney sucesivos colapsos y ataques de nervios a mediados de la década del 2000.  El punto máximo fue el ataque con un paraguas a reporteros de prensa gráfica, además de otras “extravagancias” tales como… raparse el pelo. Aprovechando este mal momento personal de la cantante -o bien para impedir que la misma cambiara el estilo de su obra y pudiera decidir más autónomamente sobre él-, Jamie Spears, su padre, logró una sentencia judicial que le concede la tutela de Britney, y en especial, el manejo de sus bienes y su fortuna.

Si bien se suponía que la medida era temporal y hasta tanto Britney se pudiera recuperar, lo cierto es que desde ese momento no hubo cambios en la situación judicial. En la actualidad, la artista no puede conducir vehículos, votar en las elecciones, publicar contenido en sus redes sociales, ni cuenta con el manejo de sus bienes, los cuales son administrados por su padre y un abogado, quienes además se quedan con una comisión por esta gestión, considerada abusiva por los seguidores de Britney.

La tutela se vuelve aún más cuestionable cuando se comprueba que desde 2008, momento en el que empezó, Britney protagonizó tres giras mundiales, y solo en 2019 generó ingresos por 130 millones de dólares -de los cuales su padre y el abogado perciben el 1,5%-. La contradicción entre la imagen de una Britney con una supuesta demencia prematura y la artista que consigue semejantes éxitos resulta cuanto menos curiosa, especialmente cuando llega a niveles tales como tener que justificar cada gasto mínimo que hace o verse impedida de dar entrevistas libremente. Por ello, no resulta difícil imaginar que se trata, en verdad, de un abuso motivado por interés económico. Otro dato completa el perfil polémico de Jamie Spears, el padre y tutor: en una ocasión agredió a los hijos de la cantante, motivo por el cual los niños pasan más tiempo con su padre que con su familia materna. Nuevamente, resulta extraño el otorgarle la tutela de una persona a otra que muestra tan poco control en sus actitudes.

Estatua de cera de Britney Spears

#FreeBritney: el juicio que podría cambiar las cosas

En los últimos años, con el apoyo de otros familiares, colegas y fundamentalmente de su numerosa comunidad de fans, Britney Spears ha comenzado una batalla legal por recuperar el control de sus bienes y, sobre todo, de su libertad personal. Durante 2019 un juez ordenó que fuera sometida a un control, pero nadie cumplió con esa orden. Este año, finalmente, se llevará a cabo un juicio en Los Ángeles en el que se decidirá si la cantante puede retomar el control de su propia vida y liberarse de la rígida tutela de su padre. La primera audiencia, fechada para el 22 de julio, debió suspenderse debido a “inconvenientes técnicos” que imposibilitaron a Britney comparecer virtualmente, por lo que se aplazó para el 19 de agosto. Hasta ese momento, la consigna #FreeBritney seguirá recorriendo el planeta en apoyo a uno de los íconos más relevantes de la cultura pop y su anhelo por vivir en libertad.

Conocé más sobre nosotros en nuestra Página WebInstagramFacebookLinkedInBlogTikTokLasso, y aprendé inglés online.

Sumate a nuestro newsletter para recibir novedades sobre nuestros cursos.

Gracias a Lucio Maciá por la nota, Araceli Sabransky por la selección de imágenes, y Christian Trappani por la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?